La cocina al vapor es una de las técnicas culinarias más antiguas que existen que, sin embargo, no ha perdido nada de atractivo con el paso del tiempo. Al contrario, se puede afirmar que está cada vez más de moda en la gastronomía porque los alimentos cocinados de esta forma son sanos y sabrosos y, además, se pueden cocinar en tiempo récord y resultan económicos.

¿En qué consiste la cocina al vapor?

Cocinar al vapor no requiere grandes conocimientos sobre el arte del fuego  porque parte de un concepto muy sencillo: consiste básicamente en cocer un alimento con el vapor que se produce a través de la ebullición de un líquido situado justo debajo del mismo.

Formas de conseguir el vapor

  • Agua hirviendo. Es el procedimiento más habitual y el que sale más económico.
  • Con caldo de carne o verduras. En este caso se utilizar el caldo de la carne (normalmente pollo o ternera) o de la verdura. Es un método excelente para convertir en más jugosos platos como los arroces, las pastas o las aves.
  • Con vino. El vino tinto es también un ingrediente estupendo para cocinar al vapor, por ejemplo, carnes, aves o frutas.

Trucos para cocinar al vapor

Para transformar un buen plato cocinado al vapor en un producto culinario excelente puede ser suficiente con usar algunos trucos:

  • Cuando se utiliza el agua al vapor, darle un toque de sabor incluyendo: hierbas aromáticas, cebolla o una cáscara de limón o de naranja.
  • El líquido hirviendo no debe nunca llegar a tocar el producto que se está cocinando.
  • Para conservar el sabor y los aromas, lo que cocinemos tiene que estar siempre tapado.
  • Potenciar el sabor sazonando muy bien los alimentos antes de cocerlos.
  • Sustituir el agua por caldos aromatizados o que lleven especias.
  • Aplicar siempre la cocción recomendada para cada tipo de alimento.
  • Cortar las verduras en trozos finos y pequeños de similar tamaño.

Decubrí las mejores fuentes de agua y botellones en Ivess Mendoza